La Real Sociedad de Golf de Neguri continúa avanzando en sus planes de mejora del sistema de drenaje

La Real Sociedad de Golf de Neguri continúa avanzando en sus planes de mejora del sistema de drenaje

Desde hace aproximadamente 4 años, e impulsados desde su entrada en el Club por su Head Greenkeeper D. Fernando Expósito, la Real Sociedad de Golf de Neguri se ha embarcado en un proyecto global de inversiones dirigidos en última instancia a conseguir una mejora sustancial en ciertos aspectos del campo de golf, que durante los periodos más extremos de su clima como son el verano y un resto del año muy lluvioso, se ven puntualmente afectados por problemas que limitan las posibilidades de ofrecer a sus socios las inmejorables condiciones de juego habituales que existen durante los meses con climatología menos adversa.

 

 

Los casi 1.200 mm de lluvia anuales se concentran principalmente entre los meses de Octubre y Abril, a una media superior a 100 mm al mes. Esta cantidad de lluvia, unida a unas condiciones de poca evapotranspiración y un suelo con una tasa de infiltración inferior a 8 mm/h, hace inevitable en las condiciones actuales que el campo se vuelva pesado y las condiciones de humedad en el suelo se prolonguen.

Con el objetivo de elevar la capacidad de evacuación de agua en el campo para hacer frente a estas condiciones, el Club encargó el pasado año un proyecto de drenaje global que ahora se pretende complementar con una actuación de sand-capping.

La selección de la arena, decisión crítica en el éxito de este tipo de proyectos, se realizará en base a una batería de análisis y una evaluación minuciosa, similar a la realizada en la construcción de greens. Dado que en este tipo de proyectos el coste de la arena es un capítulo determinante, se determinarán sus curvas de retención de agua para a partir de las mismas, definir las profundidades mínimas a instalar que garanticen un balance adecuado de porosidad capilar y contenido en aire en el suelo.

Aunque con el sand-capping conseguimos mejorar de manera drástica el drenaje interno de la capa de enraizamiento, sigue siendo imprescindible un sistema de drenaje subsuperficial y una red de evacuación que capte el exceso de agua y la traslade fuera de las zonas de juego.

El diseño de este drenaje subsuperficial y de la red de evacuación depende en gran medida del moldeo de los hoyos, ya que éste condicionará la velocidad del flujo del agua hacia los puntos bajos de captación. En este sentido, en el proyecto de sand-capping se evaluará potenciar ligeramente el moldeo en ciertas zonas de las calles, para elevar la eficiencia del sistema de recogida de aguas.

Por último, una vez laminadas las calles y en función de las fases en las que se fraccionen los hoyos a ejecutar y el plazo disponible para la reapertura de hoyos, se reestablecerá la superficie de césped con tepes o hidrosiembra.