Reduciendo el área regable en los campos de golf

Reducir el área de rough y de zonas que no intervienen en el juego, es una oportunidad excelente para un mantenimiento más sostenible, en el que los recursos existentes se destinan a un área más reducida; en lugar de reducir los recursos del Club sobre la misma superficie existente.

Materclass de la AEGG

En una masterclass organizada por la Asociación Española de Gerentes (AEGG), en la que cuatro miembros de la Asociación Española de Greenkeepers (AEdG) aportaron su experiencia y visión en el establecimiento de diferentes mecanismos de sostenibilidad en el mantenimiento de campos de golf y expusieron casos prácticos reales, Pablo Muñoz, Socio Fundador de Surtec Golf Agronomy, abordó las claves para reducir el área regada manteniendo y potenciando la calidad del campo de golf y la experiencia del golfista.

 

Tras recordar que la perspectiva actual pasa por una disminución de los recursos hídricos y una peor calidad de agua de riego, junto con una mayor competencia y restricciones por el agua y un incremento en sus costes asociados, Pablo recordó además que los campos de golf son percibidos como derrochadores de agua. Por todo ello, se hizo hincapié en que la industria del golf debe gestionar y conservar el agua de forma responsable, eficiente y efectiva.

En este momento, en el que la pandemia ha unido Golf & Medio Ambiente como nunca antes, y donde a su vez la situación económica obliga a los Clubs a tomar decisiones acerca de dónde centrar los cada vez más limitados recursos, la reducción del área regable se abre paso con varios objetivos principales:

  • Reducir los costes de mantenimiento.
  • Reducir el consumo de agua.
  • Ser más sostenibles.
  • Abrir una oportunidad para mejorar la estética del recorrido o para centrar los recursos disponibles en otras áreas de juego.

área reglableA continuación, Pablo repasó las claves para el éxito:

  • Determinar “qué paisaje se establecería como alternativa” en la nueva zona sin riego (vegetación autóctona, una transición a especies de bajo consumo, mulch, paisajismo, etc.).
  • Determinar el coste económico de las operaciones de conversión.
  • Evaluar la idoneidad de ejecutar los trabajos de manera completamente externalizada, con medios propios o mediante una combinación de las anteriores opciones.
  • Contar con la colaboración de un experto para los cambios que necesiten efectuarse en el sistema de riego.

 

área reglable

Caso de éxito

Finalmente, Pablo hizo referencia a Golf La Moraleja 2 como caso de éxito, dónde se ha conseguido una reducción del área regable del 30% y una imagen renovada y mejorada del campo. Como conclusiones, Pablo recordó que:

  • Una planificación realizada por un profesional especializado es esencial. Es también importante hacer ensayos y mostrar imágenes del proyecto a todas las partes implicadas del Club, ya que cada campo tiene sus circunstancias únicas y su solución más adecuada.
  • El ahorro de agua es real, pero el mantenimiento posterior no se elimina por completo.
  • Con los mismos recursos, reducir el área regable permitirá disponer de más medios para greens, tees, fairways, etc.
  • La ejecución con con una combinación de recursos propios y externos de manera faseada, está dando buenos resultados y es la más aceptada.

El resto de las intervenciones de la masterclass fueron desarrolladas por Tomás Agulló, Head Greenkeeper de Lumine Golf Club (“Hábitats, Biodiversidad y mantenimiento en el campo de golf”); Ignacio Soto, Head Greenkeeper de Finca Cortesín (“Adaptación al clima: Transición a nuevas especies y variedades”); y Luis Manuel Casado, Head Greenkeeper del Centro Nacional de Golf (“Reducción de la demanda energética: Energía renovable”).