Sentando las bases en el sur de la isla de Tenerife

Sentando las bases en el sur de la isla de Tenerife

La elaboración de la memoria anual del plan general de mantenimiento y el establecimiento de una estrategia agronómica tienen como objetivos definir de manera precisa los procedimientos y operaciones que se ejecutarán en las diferentes áreas del campo de golf durante todo el año. Y dichos procedimientos y operaciones persiguen conseguir los objetivos de calidad en las diferentes superficies de juego en base a los recursos materiales y humanos disponibles en el Club.

Elaborar un plan de alta precisión y eficiencia requiere un conocimiento profundo del campo de golf; así como de todos los factores que intervienen en el correcto desarrollo del césped y en la calidad de las superficies de juego. Por ejemplo, conocer las características de los distintos suelos existentes, la calidad de agua de riego, la aparición sistemática de plagas, enfermedades y malas hierbas o la variabilidad climatológica a lo largo del año nos permitirá predecir con precisión los trabajos, operaciones o actuaciones adecuadas para garantizar las mejores condiciones de juego posibles, así como anticipar y evitar determinados problemas.

Desde el comienzo de la prestación de nuestro servicio de consultoría y asesoramiento en Amarilla Golf en 2.020, este es el primer año que se elabora este plan. El campo cuenta con greens construidos de acuerdo a las recomendaciones USGA en 9 hoyos, mientras los otros 9 son push-up greens construidos con sustrato local. Según que fairways, hay distintas variedades de paspalum; y se realiza un “winter overseeding” en greens con poa trivialis para la temporada alta.

La planificación incluye todas las operaciones y actuaciones con reguladores, herbicidas (para control de kikuyugrass, smutgrass y goosegrass principalmente), humectantes, enmiendas, fungicidas e insecticidas. También, se ha elaborado un plan de fertilización con requerimientos nutricionales basados en la estimación de crecimiento potencial de la planta, con el que podemos anticipar los nutrientes necesarios para hacer efectivo dicho crecimiento previsto. Finalmente, se incluyen las tareas de aireación y control del colchón y un programa de análisis (porosidades y ksat, materia orgánica, suelo, foliar y nemátodos). Necesitamos además recopilar, a lo largo de todo 2.021, información mediante registros, que servirán para ir ajustando la planificación cada año hasta conseguir la precisión más elevada posible.

A lo largo de los próximos meses seguiremos trabajando de forma coordinada y codo con codo con el Head Greenkeeper del campo, Héctor Rodríguez, y la Propiedad, velando por los intereses del Club y bajo las premisas de emplear los recursos de forma eficiente y de que el mantenimiento del campo evolucione de forma positiva.